Un hombre que comenzó a hacer tríos desde muy joven ha decidido romper una lanza por las relaciones sexuales con personas desconocidas. Preferiblemente, parejas swingers.

 

Foto: Hello Lovely / Corbis.Foto: Hello Lovely / Corbis.

Vivimos en una época en la que las relaciones monógamas tradicionales son casi la excepción. Y el protagonista de esta historia lo sabe bien. El señor, que quiere guardar su anonimato, rompió con esta convención cuando tenía 20 años, tras hacer un trío con su entonces novia. Desde entonces, ambos son ‘swingers’, es decir, parejas que tienen sexo con otras.

El hombre asegura que disfruta de este estilo de vida porque “puede jugar con otras personas que no tienen complejos sobre el sexo”, le explicó a la web ‘Honey‘.

“Cuando estoy sentado en el trabajo un lunes por la mañana y todos hablan del deporte de fin de semana, de sus hijos o de las barbacoas familiares, simplemente me siento y sonrío, sabiendo que tuve sexo con extraños al azar, la mayoría de cuyos nombres nunca sabré y probablemente nunca más verás. Es mi pequeño y travieso secreto que puedo repetir una y otra vez en mi mente.”

El hombre explicó que había aprendido mucho, sobre todo que se puede tener sexo con alguien sin dejar de estar enamorado de otra persona.

 

“El matrimonio tradicional no es para mí”

 

Aseguró asimismo que el enlace matrimonial convencional no es para él y que no es una fase, es una parte de su vida.

Una vez que él y su novia anterior habían tenido una variedad de tríos, pronto se encontraron yendo a fiestas eróticas en las que conocían a otras parejas y los llevaban a su habitación de hotel.

Luego se hicieron expertos en clubs de ‘swingers‘, donde se encontraron con otras 20-50 parejas que querían ‘jugar’.

“Una víspera de Año Nuevo recuerdo haber visto a unas 100 personas desnudas y repartidas en tres pisos de una casa con terraza. No importaba dónde mirabas, estaba todo lleno”, dijo.

El hombre explicó que había aprendido mucho sobre las relaciones desde que eran swingers. Una de las lecciones es que puedes tener relaciones sexuales con alguien sin dejar de estar enamorado de otra persona: “Porque el sexo y el amor son dos cosas completamente diferentes”.

“La verdadera hipocresía es la actitud de la sociedad. Leemos sobre infidelidades todos los días en revistas basura, incluso hay sitios web creados para permitirte tener una aventura amorosa, pero el intercambio de parejas o el estilo de vida swinger está mal visto. ¿Cuál es peor? ¿Dos personas que mienten a sus cónyuges y tienen una cita secreta en un hotel barato, o una habitación llena de adultos consintiendo mutuamente el placer?

 

“Las parejas swingers no necesitan engañar o mentir”

 

En el estilo de vida swinger no hay mentiras. Las personas de este estilo de vida no necesitan engañar o mentir. “Si queremos tener relaciones sexuales con otra persona, lo hacemos frente a nuestro cónyuge”.

El hombre anónimo dijo que algunas de las relaciones más sólidas que ha visto forman parte de este estilo de vida porque la gente es feliz cuando ve a su pareja disfrutando del sexo con otra persona.

AUTOR:  M. PALMERO

Twitter: @MariaPalmero_

Fuente: El Confidencial