¿A qué local vamos por primera vez?

En esta pandemia muchas parejas han hablado de probar introducirse en el mundo liberal o ambiente swinger. Pero les entra la duda de a qué local ir.

Hay que saber que no todos los locales son iguales, cada uno tiene su idiosincrasia, su ambiente, su forma de trabajar y como no, su clientela más o menos definida.

Os aconsejamos que respetéis el “dress code” o código de vestimenta. Vestiros para la ocasión, para seducir, para ser vistos, de esta forma estaréis como el resto de asistentes y no desentonareis. El ir vestidos de forma sugerente o sexy no significa que os vayan a acosar, todo lo contrario, os vais a sentir más cómodos e integrados en el ambiente.

Entonces ¿a cuál vamos?

La respuesta no es sencilla, ya que cada pareja busca situaciones diferentes, y al ser su primera vez la duda es mayor y no van a saber en qué local se sienten más a gusto sin probarlo.

Lo primero que hay que hacer es quitarse la idea equivoca, de que nada más entrar, os vais a encontrar como en “Sodoma y Gomorra”. ¿Y porque digo esto? Porque hay parejas que creen que al entrar ya te van a desnudar y “a follar”.

Pensad que vais a un pub convencional a tomaros una copa. Cuando entréis, no os vais a encontrar a todo el mundo “¡Ala! Dale que te pego”. Os encontrareis a gente como vosotros conversando y tomándose su copa, eso sí, puede que algunos estén en lencería, que digamos, sería la única diferencia de un pub convencional.

Todos los locales tienen unas consignas en común y todos los locales en cierto modo son iguales.

En cuanto a diferencias las hay y, podríamos decir que varias. Como he dicho antes cada local tiene su clientela y esta va en función de cómo gestionen los responsables del local y lo que transmitan.

Hay locales grandes, pequeños, medianos, pero en realidad eso no es lo que importa, lo que importa es el ambiente y como se sienta su clientela dentro.

Hay locales llamados de postureo,

pues su mayor clientela es gente joven de gimnasio, que cuidan su cuerpo, y les gusta exhibirse. Exquisitos a la hora de elegir con quien estar. Aunque la mayoría de veces, cuando los conoces, son gente estupenda fuera de estereotipos, y de los que se puede llegar a tener gran amistad. En estos locales, por decirlo de alguna forma, hay poco folleteo y si lo hay es en pequeños grupos ya conocidos.

Hay locales sauna o saunas swinger,

en ellos lo que encontraréis son espacios con mucha agua, donde normalmente, nada más entrar te encuentras los vestuarios donde te has de quitar la ropa y ponerte un albornoz o una toalla. Esto es estupendo para de vez en cuando, ya que el albornoz no es nada erótico (Opinión personal).

Hay locales clásicos del ambiente,

donde los asistentes ya tienen experiencia, saben lo que quieren y no se andan con tonterías. Ya conocen las normas del mundo swinger, ya saben cómo relacionarse con otras personas y tienen claro lo que quieren y lo que no quieren. En estos locales hay más sexo y clientes de todas las edades. Teniendo en cuenta que el mundo del intercambio de parejas, en España lleva más de 40 años, los que entonces eran jóvenes, ahora no lo son tanto, pero es su filosofía de vida y por lo tanto, siguen acudiendo a estos locales.

Y por último,

hay locales donde no se busca si no tomar una copa, una conversación, conocer gente y hacer nuevas amistades. En estos locales no hay un estereotipo de edad, ya que su clientela es muy variada en ese aspecto. Estos locales son mis preferidos y no por nada especial, sino porque es lo que busco y donde personalmente mi esposa y yo nos sentimos más a gusto. Digamos que son más familiares.

Si ya tenéis decidido el ir a un local de intercambio y la única duda es a cuál ir, mi consejo es que probéis varios, y donde os sintáis como en vuestra casa ese será vuestro local. Incluso, puede que el primero ya sintáis esa sensación.

Por último, os comentaré algo importante, y es que, en todos ellos hay unas normas comunes: Educación, respeto, empatía y complicidad. Y si por una de aquellas os encontráis en una de estas faltas, no dudéis en ir a los responsables del local y denunciarlo. No os vayáis con un mal sabor de boca por personas que no acatan las normas.