Como cada año José y Mary nos han deleitado con su Aniversario, este ha sido un poco diferente a años anteriores, ya que aunque estamos en crisis asistieron más parejas que el año anterior. Llevaban puestas su ropa interior más sexy y atractiva. Porque la fiesta era dedicada a la lencería erótica. Se otorgaba el famoso premio del 6&9, las parejas premiadas junto con otras parejas seleccionadas por ellas, dan un paseo por Barcelona en un Hummer Limousine y desarrollan sus fantasias eroticas.

Ha sido una noche de ensueño, las parejas con sus prendas más sexys daban tanto glamour y tanto morbo, que hizo que el líbido de los que estábamos allí presentes se disparara de tal forma que tanto unos como otros nos pusiéramos a mil por hora. Y eso hizo que acudiéramos más pronto al sector de las camas donde desarrollamos el sexo en grupo. Nosotros éramos cuatro parejas, como podréis apreciar por estas líneas nos lo pasamos teta ya que este año las parejas se superaron y a la vez el ambiente liberal que se respiraba era de lo más exquisito.

La complicidad era uno de los denominadores comunes entre las parejas allí presentes y eso nos dio un gran juego. Nosotros junto con otras parejas, nos fuímos relativamente pronto a las camas donde nos lo pasamos desenfrenadamente bien ya que el juego entre todos nosotros era entre chupadas, mamadas, penetraciones, comidas de clítoris… Dando lugar a convulsiones y gritos de satisfacción. Era un climax impresionante. Sobre las dos de la madrugada estabamos exhaustos y nos dimos un remojón en el jacuzzi, donde algunos aun tenían ganas de juerga.

Pero eso no fue todo, sobre las tres María hizo el sorteo, dando paso a los ganadores y a su vez a los invitados que ellos los ganadores quisieron regalar el famoso paseo con la limousine. Allí fue donde una de las parejas invitadas fuimos nosotros, nos quedamos un poco perplejos ya que al haber desarrollado tanta actividad sexual estaríamos cansados y creíamos que no podríamos participar intensamente en este morboso paseo dentro del limousine. Pero no fue así, ya que se creó una situación tan diferente dentro del cómodo vehículo, dando lugar a participar en un sexo en grupo sobre ruedas y viendo la ciudad de Barcelona por la ventanilla del coche, es una experiencia única.

Ha sido una noche inolvidable y desde estas líneas tengo que felicitar a José y María por organizar este tipo de fiestas, y ante todo lo contentos que estamos por las parejas que asistieron ya que aparte de crear un ambiente impresionante donde hubo una complicidad, un saber estar y ante todo un comportamiento serio y a la vez afable.