La pasada noche del sábado 21 de Abril, una de las parejas más divertidas y morbosas del ambiente liberal barcelonés, los CosmoSwingers, decidieron celebrar su aniversario en el Club Charlie Privee organizando una original parodia de boda que culminó en orgía entre los novios y los invitados. Lo cierto, es que es la primera boda a la que asistimos en la que todos los invitados participan en la Luna de Miel de los recién casados y comparten a la novia con el novio.
Todo fue organizado y preparado como una boda real pero siempre buscando el toque de humor y el morbo. La cuidada decoración del local, la desvergonzada música de la marcha nupcial, el vestido de novia abierto por detrás, el sensual grupo de damas de honor vestidas de rojo, las divertidas palabras del oficiante de la ceremonia, el ramo de flores hecho de gominolas, los muñecos del pastel de boda y todo el resto de detalles, consiguieron divertir a todos los presentes. También hubo espacio para ciertos momentos románticos y emotivos, como la hermosa poesía que recitó la novia, o el discurso del padrino.

Tras todo el cachondeo ceremonial y el baile erótico de la novia, los invitados empezaron a calentarse en la pista de baile. Las lujuriosas manos de los chicos recorrían las vertiginosas curvas del cuerpo de las chicas que danzaban al son de la música. Algunos pechos quedaron al descubierto e inmediatamente fueron acariciados y besados con ansioso frenesí. Poco a poco los invitados desaparecían de la pista y se perdían en la zona de camas del local. Al cabo de muy poco tiempo, la música fue sustituida por los gemidos y gritos de placer.

Los recién casados, junto a otros invitados, estrenaron la cama más grande del local que había sido reservada para ellos. El novio, permitió a la novia degustar las palpitantes pollas de diversos invitados masculinos mientras le echaba su primer polvo marital. Luego, diversos invitados también pudieron disfrutar de ella y obsequiarle con numerosos orgasmos. El resto de invitadas y Damas de Honor, por supuesto, también se unieron al coro del placer a su alrededor.
En resumen, una fiesta divertida y original, como las que suelen organizar esta loca pareja barcelonesa. Felicidades a los CosmoSwingers y que seáis felices para siempre.