EDUCACIÓN SWINGER

El ambiente swinger o liberal está cambiando. Cada vez nos encontramos con más gente (chicos, chicas o parejas) que no tienen nada claro lo que ser liberal significa. Sabemos que no es fácil, sobre todo en los comienzos.

Hoy en día, echamos la vista atrás y nos damos cuenta de que ya no es lo mismo. No es que sea ni mejor ni peor, pero si es cierto que ahora con toda la información que hay en las redes sociales, no esté llegando con claridad al público que quiere conocer este fascinante mundo. La información está mal explicada o no sabemos transmitir a las personas noveles lo que ser swinger significa.

Las modas de los corneadores, de los hombres con pareja que según ellos su mujer no quiere participar y lo hacen a escondidas, de las mujeres que sus hombres no saben de las inquietudes de sus mujeres, de las parejas y su postureo siempre fijándose en los físicos ajenos, sin querer conocer o incluso hablar con personas que no entran en su estereotipo físico.

Todo eso desvirtualiza y deslegitima lo que es ser swinger significa.

“… a las personas que entran por primera vez en un local explicarles las normas, preguntarles cuáles son sus gustos, que es lo que buscan, presentarles a los clientes veteranos para que no se sientan fuera de lugar, para que vean que lo que hay dentro, es una gran familia, educada y con total discreción. Y muy importante, hacerles saber, que lo que pasa dentro se queda dentro.”

Está claro que, las redes sociales, que la tecnología del internet y tantas y tantas formas de contactar con otras personas, es lo que hoy en día te dicta la sociedad que has de hacer. Pero en realidad, luego se encuentran solos, apartados, ¿y por qué? Porque la relación humana desaparece, porque el hablar con otras personas queda en un segundo plano.

Es más importante rodearte de gente “chic” por su estatus o su físico, que conocer a las personas, que realmente si pueden aportar algo en tu vida.

Bajo el punto de vista de muchas de las personas que llevamos muchos años en este ambiente, gran parte de este problema, lo tienen los locales swinger.

Antes, los locales, eran el punto de encuentro de algo que debíamos esconder, de algo que la sociedad no permitía y entrabamos en un local medio a escondidas, intentando que nadie nos viera llamar a la puerta y entrar dentro. ¿Pero qué pasaba cuando entrabas? Pues que todo era natural, que la gente era amable, educada, cariñosa.

Por el simple hecho de que compartíamos algo oculto y nos aceptábamos por el simple hecho de ser liberales y tener eso en común. Y para que sucediera eso, había una figura muy importante en los locales, esa figura era la relaciones públicas.

Hoy por hoy, hay muy pocos locales que tengan una rrpp. Y los locales que las/os tienen, no tienen la formación adecuada para realizar esa función o ese trabajo.

La rrpp, ha de conocer a los clientes veteranos o asiduos perfectamente, saber sus gustos y sus preferencias hasta de lo que beben. Y a las personas que entran por primera vez en un local explicarles las normas, preguntarles cuáles son sus gustos, que es lo que buscan, presentarles a los clientes veteranos para que no se sientan fuera de lugar, para que vean que lo que hay dentro, es una gran familia, educada y con total discreción. Y muy importante, hacerles saber, que lo que pasa dentro se queda dentro.

¿Cómo se come un coño?

Hay poco escrito al respecto, pero sí hay algo. Podemos encontrar gran información en tres libros en particular. “Código swinger” y “Liberi Ars Amandi” y “Ambiente Swinger o Liberal”.

Gran parte del problema es que muchos de los locales, están dejando entrar a personas sin explicar lo que se pueden encontrar, dejando entrar a chicos solos, solo porque ellos pagan más y así recaudan más. Todo eso no hace más que equivocar la filosofía liberal para el que la desconoce.

Cierto es que hay locales que, aunque no sean swinger los propietarios, si se dejan aconsejar e intentan llevar con bastante acierto el local, pero lamentablemente no pasa en todos.

¿Cuál es nuestra labor? Pues sencillamente hacer a entender a las personas y en especial a los locales swinger, que el negocio son las parejas, que sin parejas no tiene razón de ser un local swinger. Los swinger, los liberales y otras formas de relaciones alternativas, somos la base de esos locales y por lo tanto de su negocio.

Hay poco escrito al respecto, pero sí hay algo. Podemos encontrar gran información en tres libros en particular. “Código swinger” y “Liberi Ars Amandi” y “Ambiente Swinger o Liberal”.