Sin duda, esta escultura llamada «El banco de los vicios», obra de la artista checa Lea Vivot debe ser una de las esculturas públicas eróticas más impresionantes que hayáis visto.

La escultura, titulada, presenta a una pareja en la que, vista desde determinada posición, la chica está haciendo una felación a su novio, mientras éste rellena un boleto de apuestas.

Pero si te mueves un poco y ves la estatua del otro lado te darás cuenta que lo único que hace la joven, es abrazar la pierna de su amado.

Pero esta obra de arte guarda aún un último secreto. Si te agachas un poco podrás ver cómo la chica no lleva bragas y lo realista que es su vulva metálica.

Una visita y una pose obligada en el próximo viaje a Praga.