“…sus pechos botaron alegremente, no llevaba braguitas y su coñito estaba deliciosamente depilado…”

Hola amigos y amigas del ambiente aprovecho estas líneas para narraros lo bien que lo he pasado estas mini vacaciones. Estuvimos Raquel y yo disfrutando de una playa nudista en la costa levantina la cual nos dio una satisfacción tremenda y calentorra al ver a una mujer chupándole el pene a su pareja, comiéndose sus huevos y hasta hacerle llegar a una gran corrida. La gente de alrededor nos fuimos calentando viendo el morbo que producía esa escena.

 

playa_1Aprovechando que estábamos en Valencia por la noche nos fuimos al Charleston Parejas de incógnito a sacarnos la calentura. Al llegar fuimos directamente a la barra, nos pedimos dos Gin-tonics y fuimos a dar una vuelta por el local. En uno de los rinconcitos vimos a una pareja que nos miró y entablamos conversación. Carmen y Juan eran una pareja con un morbo especial y eso nos dio pie a que Raquel y yo nos pusiéramos a juguetear con ellos. Al cabo de un rato decidimos ir los cuatro a las camas y nos pasamos más de una hora jugueteando, acariciándonos y follando. Carmen era esbelta con un pecho bastante voluminoso y un coñito rasurado y muy húmedo. A la vez Juan, un hombre interesante y muy cariñoso supo darle mucho placer a Raquel. Estuvimos con ellos hasta las 4 de la madrugada. Quedamos que nos encontraríamos más adelante en Barcelona para pasar otra buena noche de sexo, sexo y más sexo.

 

playa_2Al día siguiente volvimos a la playa, no tuvimos tanta suerte de ver un espectáculo como el día anterior pero nuestros cuerpos acariciaron el sol y el agua de levante.

Por la noche nos fuimos al Paladium Swingers que nos habían dicho que era extraordinario y en verdad si que lo era, ya que al entrar nos sorprendió su decoración y su extraordinaria terraza con piscina.

 

Allí conocimos a María, una chica bisex muy cachonda de tomo y lomo con la que conectamos rápidamente y lo pasamos a lo grande los tres. Yo  le acariciaba sus pechos mientras Raquel le comía su coñito y ella a la vez me comía mi polla. Fue una noche diferente.

 

Continuando con nuestras vacaciones nos fuimos a Alicante. Por la noche quisimos conocer el local Áditi, exuberante, nos sorprendieron sus instalaciones, su discoteca, la terraza,  el jacuzzi…

 

Ya en la discoteca conocimos a Ana y Julián, nos desplazamos a uno de los reservados y allí sin más dilaciones le sustrajimos el vestido a Ana, sus pechos botaron alegremente, no llevaba braguitas y su coñito estaba deliciosamente depilado, por cierto a esas alturas se había corrido ya un par de veces… y tenía el coño súper lubricado e hinchado cosa que aproveché, ya que ella estaba mamando la polla de Julián, y le introduje mi polla mientras le acariciaba sus piernas cubiertas por unas eróticas ligas negras, la muy perra aguantó mi polla como si nada y además se puso encima mío a cabalgarme mientras su marido se la metía a Raquel por la boca. Durante unos minutos de lujuria Ana se levantó y poniéndose a cuatro patas me pidió que me la follase por el culo mientras su marido hacía lo propio con su vagina… amigos no aguanté y me corrí dando alaridos de placer mientras ella pedía más y se corría no una sino tres veces, hasta que Julián sacó su polla y se corrió en la boca de Raquel…, exhaustos nos tumbamos y nos fuimos a relajar al jacuzzi.

 

Nos pasamos a la sala de camas donde conocimos a Isabel que estaba jugando con dos tíos y orgia_2me hizo un gesto para participar con ellos, porque ella quería participar con tres tíos a la vez y que todos la vieran. Me cogió la polla y me la introdujo en su boca, a su vez ella cogía con sus manos las pollas de los otros dos tíos, uno de ellos la masturbaba con sus dedos mientras el otro le acariciaba sus pechos. Ella se puso a cuatro patas pidiéndome que le penetrara mi gran polla mientras ella se la chupaba al otro tío. Cuando me corría ella empezó a gemir de gusto y a jadear de placer, yo ya no podía más cuando ella empezó a correrse y a chillar como una loca. Buff… vaya corridas!

 

orgia_1Cuando me reencontré con Raquel me contó su corrida con tres tíos. Uno se la metía por la boca mientras otro se la empaló por su culo y un tercero le metió la tranca en su coño. Un bestial sándwich que durante un buen rato fue de lujuria total aguantando las embestidas los unos de los otros mientras las demás parejas miraban de soslayo y se dedicaban a sus juegos preferidos.

 

Han sido unas noches y unas vacaciones desenfrenadas, lujuria, sexo, risas y buen rollo!!

 

 

Valmont