Realizar un buen intercambio de parejas, con todo el morbo y en buena compañía sabe muy bien…

poker_02

Roser y un servidor, fuimos contactando
con otras parejas de amigos
del ambiente, hasta que decidimos
después de una complicada selección,
quedar con Elisa y Juan en un
céntrico restaurante de Madrid.
Aquel día después del viaje en avión
llegamos al hotel muy cuco y acogedor
por cierto, nos duchamos y nos
arreglamos con las mejores ropas
que teníamos. Roser se agenció un
atractivo corpiño azul, que exaltaba
aún más sus excelencias como
hembra, se puso la lencería más
fina que uno se pueda imaginar y
nos fuimos a cenar con nuestros
cómplices amigos.

poker_01

Ya en el restaurante el buen
ambiente y los continuos guiños
entre nosotros para celebrar el
intercambio de pareja, hacía hervir
poco a poco la situación. Me senté
al lado de Elisa, que por cierto
estaba preciosa y Juan insinuándose
continuamente a una Roser que
cada vez estaba más caliente…, el
buen vino de Rioja, la buena comida
y el cava nos fueron poniendo cada
vez más desinhibidos…, hasta el
punto que debajo de la mesa los
sensuales pies de ellas nos iban
restregando nuestros paquetes… y
a la vez nuestras manos acariciaban
con dulzura los bellos muslos de
ellas.

poker_03

Del restaurante pasamos al
chalet de Juan y Elisa y allí comenzó
lo inevitable…, entramos en el
saloncito de juegos donde había
una mesa de casino, nos pusimos a
jugar entre risas y besos al póker
eso sí un strip-poker que no tardó en
dar sus frutos, ya que Juan y yo,
íbamos perdiendo cada mano, con
aquellas dos hermosas zorras que
se las sabían todas, nos hicieron
desnudarnos y después de un buen
par de mamadas, ellas como dominatrices
que eran, nos obligaron a
ponernos los más sugerentes
trapitos, y aun así tardamos un buen
rato en poder lanzarnos sobre ellas,
estábamos que explotábamos pero
las muy vivas querían mantener el
ambiente más caldeado…, hubo
más cava, risas y toqueteos,

poker_04

después ellas se desnudaron ya del
todo y nos ofrecieron una cabalgada
encima de la mesa de póker, Juan
con mi Roser y yo con su mujer
Elisa, ambas demostraron estar
solidísimas, ambas al unísono se
sentaron a la vez sobre nuestras
caras y nos ofrecieron sus grupas
para que jugáramos con sus
vaginas y anos durante un buen
rato, haciendo en sus agujeritos
sensuales cunnilingus e introducción
de dedos…, mientras ellas
chupaban soberanamente nuestros
tiesos rabos en unos 69 brutales,
ambas se corrieron muy salvajemente
y entonces se sentaron, Elisa
encima mío y comenzó a follarme
de nuevo mientras me decía guarrerías
y gritaba como una obsesa, y

poker_05

Roser ofrecía su ano a Juan el cual
estaba en un frenético mete y saca
hasta que se corrió junto con
Roser…, yo al ver la imagen morbosa
de mi mujer, levanté a Elisa y me
la follé por todos sus agujeros,
mientras un enorme consolador
jugueteaba con ella, con su boca y
con su ano…, hasta que nos
corrimos, los dos juntos en un
eterno abrazo…
Ellas fueron las reinas esa noche,
sus espasmos, sus corridas, sus
bellos pechos, sus labios vaginales,
sus cuerpos esculturales, sus
morbosas ropas, fueron los protagonistas
de este encuentro de
intercambio.