Pegging, una hombre recibe sexo anal con un dildo por una mujer

Básicamente consiste en la práctica sexual por la que una mujer usa un arnés de cintura con un consolador, para penetrar analmente a un hombre heterosexual.

En realidad es un neologismo, un término específicamente heterosexual, nacido el 21 de junio de 2001 de la columna del periodista Dan Savage, que usó en su columna sobre temas sexuales, tras observar que no existía ningún término para referirse a la práctica por la que una mujer penetraba a un hombre heterosexual con un dildo o arnés de cintura. Al ser un término de nuevo cuño, también se usan otras expresiones equivalentes como bend-over boyfriend (BOB).

Lo cierto es que ambos miembros de la pareja gozarán del “pegging” :

a)      Los hombres encuentran el placer al ser estimulado su ano y su recto, así como sus órganos adyacentes, particularmente la próstata, que le llevará a un intenso orgasmo (es conveniente usar abundante lubricación)

b)      Las mujeres pueden obtener placer, bien porque el dildo utilizado tenga una doble cabeza, de manera que al tiempo que penetra a su hombre se penetra a sí misma, bien porque use un vibrador entre el dildo y su clítoris mientras penetra, o incluso porque ambos encuentran un placer psicológico del aspecto de la sumisión del hombre a la mujer en el acto o de la sensación de dominación que alcanza a la mujer.

Absurdamente aún hay quienes piensan que al ser sexo anal, no es una práctica heterosexual. Obviamente ello es una soberana tontería, dado que es un acto sexual entre hombre y mujer; del mismo modo que un beso entre  hombre y mujer es una práctica entre hombre y mujer que no suscita un deseo de besar a otro hombre, la penetración anal de un hombre por una mujer, es una práctica sexual más completamente heterosexual al no desear el hombre ser penetrado por otro hombre. Tan sencillo argumento es más que suficiente para echar abajo a cualquier detractor.

De hecho es obvio que esta práctica, se ha generalizado o se confiesa más abiertamente, y se ha recogido en numerosas películas pornográficas, con guías como “Nina Hartley’s Advanced Guide To Anal Sex For Men And Women”, “Nina Hartley’s Guide To Strap-On Sex”, y con la floreciente industria porno americana en el  siglo XXI con el género strap-on mujer a hombre (pegging), que ha llevado a que varios estudios produzcan exitosas series de este género como “Strap it On” de Filmco (en que mujeres negras penetran a hombres blancos), o la serie Babes Balling Boys (más de 19 entregas películas), Strap Attack (más de 9 títulos), Strap-on Sirenz, Strap-on Chicks, Boss Bitches.

En todo caso, muchas reinas del porno han confesado disfrutar del pegging con sus compañeros, como Taylor Wane, Brittany Andrews, and Monique Covét. De hecho Monique Covet ha dicho una ocasión una frase que muchas mujeres no han formulado en voz alta: “ Si las mujeres tenemos que recibir por detrás,¿por qué no los hombres?”

En próximos artículos de nuestra revista publicaremos “Recomendaciones Heterosexuales para una buena práctica anal” donde responderemos a las preguntas:  Quiero masturbarme analmente, ¿cuál es la mejor manera para no hacerme daño?,Quiero practicarle sexo anal a mi novio, a mi marido y tengo miedo a hacerle daño.