Si Erol Flynn era conocido por tocar el piano con su polla (obviamente lo era más por sus películas). Tim Patch es un británico que vive en Australia, que se ha hecho famoso por ser un nuevo Picasso algo peculiar, especialmente por el instrumental que utiliza para sus obras, que no es otro que su propia polla.
Tal talento no podía pasar desapercibido y el hombre se presentó a la edición alemana de “Supertalent”. Pero los alemanes hartos de tanto frikie no dejaron pasar al artista a la final. pero le sirvió para que su caché subiera de 75 dólares a 300.
Sea como sea este excéntrico personaje se lo ha sabido montar, y son muchas las que se ponen en pelotas para él, y quién sabe qué más usos le da a la brocha mientras pinta.