Aprender a gozar y disfrutar más allá del orgarsmo

Toda la vida pensando que lo que nos explotaba era la entrepierna, hasta que empezaron a hablarnos de energía sexual: Liberémonos de la atadura de los genitales.