Las prácticas de los swingers se abren camino en nuestra sociedad, ayudando a romper tabúes. En España, estamos evolucionando a nuevas formas de disfrute sexual que cada vez son más aceptadas. Webs, redes sociales y clubs sirven de punto de encuentro a parejas liberales swingers, que viven, sobre todo, en grandes núcleos de población.

 

Los swingers ayudan a superar prejuicios en nuestra sociedadLa palabra swinger es de origen anglosajón y hace referencia a personas liberales que desean amplia sus horizontes sexuales y sentimentales, de común acuerdo con sus parejas.

El intercambio de parejas es una práctica común de los swingers para romper con la monotonía y probar nuevas experiencias.

En el pasado, las prácticas que realizan los swingers eran consideradas “inmorales” o “anti-naturales” en muchos países pero, hoy en día, la sociedad está evolucionando y las prácticas swingers ya son aceptadas por amplios sectores de la sociedad.

Los esquemas sexuales preestablecidos ya no son aceptados como un dogma por muchas parejas, de mente mucho más abierta y tolerante.

En España, el mayor número de swingers se concentra en grandes núcleos de población y la forma de interactuar y comunicarse entre ellos es mediante webs, clubs y redes sociales, principalmente.

Estos grupos de swingers viven su sexualidad de forma mucho más abierta que las parejas convencionales y entienden el intercambio de parejas como una forma de expandir el placer y evitar la infidelidad, extremo que confirman muchos especialistas.

Así, psicólogos especializados en sexualidad confirman que uno de los principales beneficios del intercambio de parejas es que ayuda a acabar con los celos y, si se trata de una actividad plenamente compartida por ambos miembros de la pareja, refuerza la relación.

Las parejas swingers que hacen intercambios tienen menos miedo de experimentar, son más flexibles en el sexo y engañan menos que las parejas convencionales, explican los sexólogos.

Es básico que ambos miembros de la pareja deseen disfrutar de la experiencia por igual.

Si uno de los componentes no está convencido o se ve arrastrado a una experiencia swinger podrán surgir graves problemas en la relación, e incluso llegar a la ruptura.

Aunque la creencia común es que son los hombres quienes acostumbran a iniciar a sus parejas femeninas en el mundo del intercambio de parejas, los expertos lo desmienten: en la práctica, hay casi tantos hombres como mujeres que deciden iniciarse en el intercambio de parejas para hacer realidad sus fantasías sexuales.

 

Fuente: http://eldia.es/sociedad/2017-07-05/9-swingers-ayudan-superar-prejuicios-sociedad.htm